Son muchos los mitos dentales y remedios caseros que nos llegan a través de conocidos, amigos o que leemos en páginas de Internet. Muchos de estos mitos no son ciertos y pueden causar problemas a nuestra salud bucodental. Vamos a numerar algunos y explicar porque NO DEBEMOS creerlos.

1.- Las caries de los dientes de leche NO HAY que tratarlas.  “Al fin y al cabo, se van a caer”…. FALSO. Deben tratarse ya que esta falsa creencia ha sido responsable de graves problemas en la dentición definitiva. Las piezas de “leche” actúan de quía y guardan el espacio para los dientes definitivos.

2.-Las caries siempre duelen. FALSO. Una caries puede afectar principalmente al esmalte, sin que el paciente sienta dolor alguno. Si la caries llega a la zona de la dentina y el diente pierde la vitalidad de su nervio, puede no notar ningún tipo de dolor. El dolor se inicia cuando la infección se extiende a la dentina en contacto con bebidas frías o calientes o azucares. Si la infección llega el nervio, puede infectarse y el dolor aumenta.

3.-  El embarazo ocasiona pérdida de dientes en la madre. FALSO. Durante la gestación, la alteración hormonal en  las mujeres produce cambios teniendo  mayor predisposición a determinadas patologías (gingivitis…) Por eso las mujeres embarazadas necesitas extremar su higiene dental y acudir a revisión durante el embarazo.

4.- Masticar chicle, la seda dental y el enjuague bucal sustituye el cepillado. FALSO. Mito muy extendido, masticar chicle genera más saliva y mejora el ph de la boca pero en ningún caso puede sustituir al cepillado. En cuanto a los enjuagues dentales y seda dental, es un método complementario para mejorar la higiene, el dentista nos aconsejará sobre el adecuado para cada caso. Recuerda ¡el cepillo es imprescindible!

5.- El bicarbonato y el limón es bueno para blanquear los dientes. FALSO. Aunque antiguamente se utilizaba como blanqueantes no es recomendable ya que es abrasivo y puede ocasionar mayor sensibilidad dental. Hay que evitar también los tratamientos blanqueantes que no hayan sido aconsejados por un dentista, ya que los blanqueantes deben cumplir con las concentraciones establecidas por la Ley.

6.- Las muelas del juicio deben extraerse siempre. FALSO. Solo deben extraerse cuando su posición y desarrollo causen infecciones o problemas para el resto de los dientes. El odontólogo será el que determine si debe o no extraerse.

7.- Los dientes con fundas dentales son inmunes a la caries. FALSO. La falta de higiene produce caries debajo de las fundas muy difíciles de detectar.

8.- Los implantes dentales son para toda la vida. FALSO. Nada es para siempre, la falta de higiene dental, la acumulación de bacterias y la fisiología del paciente afectan mucho a su duración, por lo que debemos tener una higiene correcta, evitar hábitos como fumar y acudir a las revisiones periódicas.

9.- Las limpiezas dentales estropean o rayan los dientes. FALSO. La limpieza dental sirve para eliminar la placa bacteriana y el sarro que se acumulan en los dientes. Cierto es que en algunas ocasiones, después de la limpieza, las encías y los dientes pueden tener mayor sensibilidad, que remite pasados unos días.

10.- La aspirina sobre la muela elimina el dolor. FALSO. Es una antigua creencia que causaba serios problemas en las encías. Hoy en día el AAS se utiliza para otras dolencias.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies